Revista para el cuidado y bienestar de los animales
dospulgas

Portada Animales de compañía Perros Control de las garrapatas

Guía prospectos
Guía principios activos
Centros veterinarios
Legislación
Los peques de la casa

 

Animales de compañía

Animales de granja

Control de garrapatas y control de las enfermedades que transmiten las garrapatas

Todos sabemos que las garrapatas transmiten enfermedades entre perros y también de perros a seres humanos (zoonosis). Hasta hace pocos años no se diagnosticaban enfermedades como Hepatozoonosis, Babesiosis, o Erlichiosis canina. Hoy en día cada vez son más los casos diagnosticados y seguramente aumentarán gracias a los kits de diagnostico específico para estas enfermedades que podrá encontrar en su clínica veterinaria habitual.

Además de estas enfermedades, existen otras dos, que transmiten las garrapatas del perro a los seres humanos como ser la enfermedad de Lyme, y la parálisis por garrapatas, con una alta taza de mortalidad.

El veterinario no sólo realiza un control de la garrapata en el perro, sino que intenta proporcionar protección a la mascota para no ser infectada con estos agentes patógenos que la misma garrapata se encarga de transmitir.

La aparición de nuevos principios activos generó un avance muy importante en el control de pulgas y garrapatas. Sin embargo ¿logramos controlar la transmisión de enfermedades transmitidas por garrapatas con estos tratamientos?

La única manera de lograrlo sería si cualquiera de los principios activos, evitara que suban al perro cualquiera de los tres estadios de la garrapata (Larvas, Ninfas y Teleoginas vulgarmente denominadas adultas).

Los tres estadios de la garrapata que encontramos sobre los animales o sobre las personas transmiten estas enfermedades pero fundamentalmente el estadio larvar es el que más patógenos transmite.

¿Quién asegura que cualquiera de los productos para el perro, tiene un poder residual de 30 días contra larvas de garrapatas?

Ningún laboratorio puede llegar a asegurarlo. El efecto residual de estos productos es muy variable incluso para el mismo principio activo y depende de factores externos al producto en sí mismo, como pueden ser: el tipo y longitud de pelo del perro, la infestación ambiental, la época del año, la temperatura y humedad ambienal, etc.

Podemos asegurar que el dueño mas responsable de una mascota que desea mantener a su perro libre de garrapatas, después de aplicar una primera dosis de un garrapaticida, aplicará la segunda dosis cuando vuelva a ver garrapatas adultas sobre su mascota o en el mejor de los casos repetirá el tratamiento a los 30 días.

¿Que pasa durante estos 30 días?

Una vez aplicado el garrapaticida, el principio activo debe difundirse por todo el cuerpo del animal, a través de la secreción de grasa de la piel. Las concentraciones de principio activo que se obtienen, tras la difusión completa del producto, son muy inferiores en las partes bajas del cuerpo del animal comparadas con las zonas altas.

Con el paso de los días, las concentraciones del principio activo disminuyen y en donde primero desaparecen en precisamente en las zonas donde había menores concentraciones.

Esta disminución o directamente desaparición del garrapaticida en patas y pecho del perro, es el que aprovechan las larvas, muy difíciles de ver para un profano en la materia, ninfas y teleoginas para subirse al animal, adherirse a la piel por medio de su aparato succionador (hipostóma), inocular saliva con anticoagulante e introducir los agentes patógenos como Babesia canis, Hepatozoon canis, Borrelia bugdoferi. En cuanto la garrapata inocula la saliva y los patógenos que puede contener si está infestada, comienza ha succionar sangre para alimentarse.

¿Cual es la única manera de controlar las garrapatas y al mismo tiempo evitar la transmisión de enfermedades?


La única forma de controlar las garrapatas y evitar las enfermedades para los animales y los seres humanos es utilizando un collar garrapaticida garantizado.

Un buen collar garrapaticida descarga sobre la piel del animal de forma contínua y durante 4 meses la misma concentración del principio activo. Estas concentraciones permanentes de antigarrapatas, incluidas las zonas mas bajas del animal como patas y pecho, son suficientes para evitar la reinfestación de larvas, ninfas y teleoginas adultas. De cualquier forma, una garrapata que suba al animal no puede permanecer el tiempo necesario para introducir su aparato succionador y comenzar el proceso descrito anteriormente.

La garrapata infectada muere y se desprende del perro, de forma que se evita la transmisión de enfermedades.

No todos los principios activos que tienen los collares presentan estas características. Elija uno recomendado por su veterianario.

¿Por qué no se utilizan tanto los collares garrapaticidas como debería ser?

La mayoría de los collares que existían en el mercado hasta hace unos años no tenían la calidad suficiente para un buen control de la garrapata, en todas sus formas (larvas, ninfas y Teleoginas).

Los collares existentes o bien estaban bañados en el principio activo, con lo cual perdían su efecto con la lluvia y el contacto con el medio ambiente o bien presentan los activos mezclados con el PVC del collar pero estos se liberan en forma de polvo y su cobertura varía durante el día. Otros tenían principios activos que ya no son eficaces, los cuales no evitaban los estadios larvales.

Busque un collar anti-garrapatas que libere su principio activo de forma continua sobre la piel del perro y se disperse a través de ella uniformemente hasta alcanzar todo el cuerpo.

El principio activo “amitraz”, antes de matar a cualquier estadio de la garrapata, impide que este se adhiera a la piel, por parálisis inmediata de su aparato succionador (hipostoma).

 







                         
-   ANIMALES DE COMPAÑÍA   ANIMALES DE GRANJA   prospectos   noticias     contacto  
    Perros       principios activos            
    Gatos       legislación            
    Caballos